Inicio / Política / El misterioso quinto piso del Palacio Municipal

El misterioso quinto piso del Palacio Municipal

Todo indicaba que el primer Día del Periodista en la gestión de Leonardo Nardini sería un encuentro ameno entre un intendente y trabajadores de prensa. Una rica merienda, con sandwichitos, tortas, y alguna primicia sobre la gestión. Pero lo que sucedió ayer en la Municipalidad de Malvinas Argentinas sobrepasó las expectativas de los 40 periodistas que visitaron el cuarto piso.

5to piso
El sensor para presionar la huella dactilar.

A mitad de la reunión, entre bocado y bocado, Nardini invitó a los periodistas a pasar a su despacho. Apenas se cruza la puerta, en el que se creía que era el último piso del Municipio- hay un opulento juego de comedor para ocho personas; en la otra punta, a unos 30 metros, sillones. En el medio, un amplio escritorio, con papeles, un mate y un portaretratos con una foto suya y de su mujer abrazados el día de la asunción; fotos de Néstor, Cristina, Perón y Evita en la pared; libros sobre gestión pública en la biblioteca; la bandera del municipio. Hasta ahí todo parecía normal, para ser el despacho de un intendente.

Apenas se acomodaron todos, Nardini comenzó a hablar: “Tal vez muchos tuvieron la oportunidad de venir a esta oficina, charlar en la mesa,  sentarse en los sillones o entrevistar en el escritorio; pero seguramente no conocen el piso de arriba, que queda a libre interpretación de cada uno qué hacían o dejaban de hacer ahí”.

En ese momento,  los periodistas se miraron entre ellos, sorprendidos, ¿de qué quinto piso hablaba? Algunos habían escuchado el rumor de su existencia, pero nadie daba por cierto su existencia.

“Había una puerta oculta en la pared, que se entraba a través de un sensor biométrico, con una huella dactilar. Obviamente, está desactivado porque nosotros no tenemos nada que ocultar”, dijo Nardini mientras abría la puerta que hasta ese momento simulaba ser un pedazo más de pared. Con filmadoras, cámaras de fotos y teléfonos celulares, los periodistas se abalanzaron sobre la puerta. ¿Qué era eso, para qué lo habían usado? Fueron algunas preguntas que apenas surgieron. Los trabajadores de la Dirección de Prensa de la anterior gestión que continúan trabajando decían exaltados: “Jamás vi esto”, “Nunca lo vi”, “No lo puedo creer”.

Como en las películas de tramas sobre espías y conspiraciones, todos fantaseaban su posible uso. En grupos de 15 periodistas, subieron al ahora famoso quinto piso. Un espacio de unos 50 metros cuadrados contaba con un gran sillón de color marrón, TV led, baño en suite, cocina y una cava para vinos. En el piso flotante de madera se notaban marcas, como si en el pasado hubiera habido muchos más muebles. Al lado de la escalera, de un roble lustrado- había otra puerta, cuando se abría apareció una caja fuerte de un metro de alto. “Todo esto implicó el sueldo de varios empleados municipales”, dijo uno. “Y un poco más también”, agregó otro periodista.

Lejos de relajarse por la celebración, la comida y el pendrive de 16 gigas de regalo –idea del intendente- los periodistas, impacientes y ansiosos se alborotaron con las preguntas. También estaba la secretaria de Gobierno, Luján Salgado, que contó que solo una vez entró al lugar y recordó que había mucho olor a “encierro”. “El lugar está tan cual lo encontramos”, dijo uno de los secretarios privados de la intendencia.

Después de la visita guiada, Nardini explicó:  “Tenemos pensado hacer una sala de reuniones, cuando nos vienen a visitar funcionarios, intendentes. Uno se la muestra a todos, ahora es de libre acceso. No hay nada que ocultar”.

Sobre el conocimiento de su existencia, Nardini relató que la misma noche de su asunción visitó su oficina por primera vez y que un encargado de mantenimiento le avisó que tenía que verificar su huella dactilar para acceder al quinto piso.

Cerca de las siete de la tarde, cuando afuera ya era de noche, el quinto piso volvió a quedar solitario y el cuarto, con un puñado de funcionarios.

El secreto del último piso del Municipio y su misterioso uso ya era noticia por doquier. No hubo vino Nieto Senetiner ni rico asado, como en algún distrito vecino, pero sin dudas fue el encuentro del Día del Periodista que más noticia generó en el Conurbano bonaerense.

Leer también

participacion ciudadana

La importancia de recuperar los clubes de barrio

Cuando se rompió el candado y decenas de chicos entraron corriendo felices y cantando al …