Viernes , marzo 25 2016
Inicio / Sociedad / “Si una persona cometió un delito tiene que pagarlo con su libertad, pero no con su vida”

“Si una persona cometió un delito tiene que pagarlo con su libertad, pero no con su vida”

Alejandra Rosales se enteró que su hijo estaba muerto cuando viajaba en un colectivo. Eran las diez de la mañana del 31 de marzo de 2013, domingo de Pascua. Dos horas antes, sin mayores detalles, la despertaron con la noticia que a su hijo, Walter González, de 22 años, lo habían herido en el Penal 46, altura Camino del Buen Ayre. Walter tenía 22 años y estaba privado de su libertad. Desde su barrio Bella Flor, en Pablo Nogués, Alejandra viajó en tren hasta Boulogne. Allí tomó el colectivo 204 hasta el Hospital de San Martín. En algún punto del viaje, sonó el teléfono celular y atendió su nuera, que estaba con ella. Era la mujer de un compañero de Walter, llorando le comunicó la noticia. Cuando llegó al Bocalandro, Alejandra vio camionetas del Servicio Penitenciario, pero mantenía la esperanza de que no se tratara de su hijo. Nadie del Hospital quiso darle información. La ningunearon una y otra vez hasta que un agente del Servicio Penitenciario se acercó, le agarró la mano y le confirmó la peor de las noticias.

Alejandra Rosales
Alejandra Rosales en el recinto legislativo

*  *  *

Con más de 30 grados al sol, ayer por la tarde se lanzó la Campaña Nacional Contra la Violencia Institucional en el Concejo Deliberante de Malvinas Argentinas. Por primera vez en sus veinte años de historia, una iniciativa de este tipo está considerada por el Estado legislativo.

“Creemos que es una herramienta importante y que la militancia tiene que apropiarse para seguir avanzando”, aseguró el concejal del Frente para la Victoria Lucas Cáceres en la presentación. Se trata de un espacio para que se acerquen las familiares y víctimas de la violencia institucional, que puede ser ejercida por funcionarios de gobierno o integrantes de fuerzas de seguridad. Desde la Campaña se tejen distintas herramientas para asistir, como una red de abogados. “El aparato represivo va a tomar mucha más fuerza con este gobierno nacional”, agregó Cáceres. Por su parte, la coordinadora en el distrito, Samanta Corvalán, afirmó que la articulación tiene que darse entre todos los actores sociales del territorio.

El primero de los tres paneles de la jornada fue Comunicación y Universidades. El periodista del diario Tiempo Argentino, Juan Diego Britos, y la integrante del Observatorio de Violencia Institucional de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Candelaria Villarreal, dieron su visión sobre el tratamiento de las noticias y cómo los medios hegemónicos muchas veces estigmatizan a las víctimas.

violencia inst
Foto: Noelia, prensa concejal Lucas Cáceres.

A continuación fue el turno del panel de Violencia Judicial y Policial. El juez de Ejecución Penal, Axel López, brindó un panorama desolador: en la provincia de Buenos Aires hay un 90% de detenciones promovidas por la Policía y solo un 10% fruto de las investigaciones judiciales. Además, agregó que el 65% de la población carcelaria está con prisión en suspenso.

en la provincia de Buenos Aires hay un 90% de detenciones promovidas por la Policía y solo un 10% fruto de las investigaciones judiciales. Además, agregó que el 65% de la población carcelaria está con prisión en suspenso”, aseguró López.

Otro de los panelistas fue el ex jefe del Servicio Penitenciario Federal, Víctor Hortel. En la primera parte de su oratoria habló de la importancia de desterrar la palabra “preso” y usar el término “privado de libertad”. Explicó que la persona que cometió un ilícito continúa siendo un sujeto de derecho que sigue teniendo derecho a seguir estudiando, a trabajar, a desarrollarse cuyo único derecho que perdió es la libertad.

Por otra parte, desarrolló la complejidad del sistema penitenciario federal. Por un lado, formas de trabajo siempre ligadas a políticas neoliberales y por otro lado, políticas de inclusión. “Algunas acciones permitan que las cárceles sean lugares en donde se respeten los derechos humanos”, aseguró. Entre la audiencia que lo escuchaba, estaban los concejales del Frente para la Victoria Ramiro Ferrau, Marcelo Caravaggio, Ariel Fernández, Eliana Balmaceda y el presidente del cuerpo legislativo Carlos Herrera. Además de la subsecretaria de la Mujer, Niñez y Adolescencia, Elizabeth Farese.

la persona que cometió un ilícito continúa siendo un sujeto de derecho que sigue teniendo derecho a seguir estudiando, a trabajar, a desarrollarse cuyo único derecho que perdió es la libertad”, dijo Hortel

Hortel también criticó la unificación de las carteras de Seguridad y Justicia del exgobernador Daniel Scioli, poniéndolo al entonces ministro Ricardo Casal frente a todo ese sistema, que requiere articulaciones diferentes. Además cuestionó la creación de la Superintendencia de Seguridad, entidad destinada a descentralizar, pero cuando explotó en las manos convocó a Alejandro Granados, un personaje que se hace llamar el Sheriff (comisario en inglés) para ponerlo frente a todo lo que era Seguridad. En este marco y con el sistema represivo que tiene la provincia tanto en términos de seguridad privada como estatal, “las consecuencias fueron desastrosas, al punto que buscó como medida paliativa fomentar la creación de las policías locales, cuyas estructuras son endebles a nivel formativo”, amplió Hortel.

las pelotasA unos metros lo escuchaba con atención otra víctima de violencia institucional, Claudia Ledesma junto a su familia. En junio de 2011, Claudia perdió a su beba Melany de seis meses cuando no recibió la atención suficiente en el sistema sanitario de Malvinas Argentinas. Desde ese momento, recorrió juzgados y exigió al poder político que apartara a la doctora que no quiso atender a su hija. Como respuesta, recibió mucha estigmatización y amenazas que se tradujeron en la protección de Gendarmería por más de un año en la puerta de su casa de Pablo Nogués. La médica hasta el día de hoy sigue trabajando en el sistema malvinense.

*  *   *

Retomando el principio de la crónica, el 16 de julio de 2015 se realizó el juicio por el crimen de Walter contra tres internos del Servicio Penitenciario. Los tres imputados, Josué Corrales Manzanilla, Horacio Harispe y Chávez Mesa, se ocupaban de las tareas de limpieza dentro del mismo pabellón que Walter.

Durante el debate quedó establecido que aquel 31 de marzo, a las 7.10 de la mañana buscaron a la víctima para pelear. Pese a la investigación con muchos elementos de la fiscal de instrucción, el Tribunal Oral en lo Criminal N°4 de San Martín consideró que no había pruebas suficientes y absolvió a los imputados.

Para los jueces Mónica De Benedetto, Julio Di Giorgo y Marcelo Machado y la fiscal de juicio –otra diferente a la que investigó- fue un caso más. “Para ellos mi hijo era un número más, a veces ni lo catalogan como un ser humano y yo sé que el Servicio Penitenciario está involucrado en la muerte de mi hijo, pero no tengo pruebas”, le dijo Alejandra a Malviticias. En aquel momento, Alejandra sintió que su hijo volvía a ser asesinado y la inundaba un mar de impunidad y desolación. Por esos días, se encontró con Claudia que la invitó a militar la búsqueda de la Justicia, una palabra con poco sentido en los tribunales orales.

Entonces, por primera vez en su vida, Alejandra incursionó en un terreno desconocido. Se contactó con funcionarios y organismos de derechos humanos para capacitarse en la problemática y profundizar distintas investigaciones.

En simultáneo, se ocupa de la crianza de su nieto de 8 años, hijo de Walter. En este camino, conoció a otros pibes privados de su libertad. Muchos de ellos eran torturados por sus propios compañeros de pabellón, todos con expedientes durmiendo años en el Poder Judicial. “Pienso que si una persona cometió un delito tiene que pagarlo con su libertad, pero no con su vida. La cárcel es muy terrible. Cada vez que hablo con pibes privados de libertad y me cuentan lo que sufren, pienso en Walter y todo lo que pasó mi hijo…”, contó Alejandra con los ojos vidriosos.

*   *   *
UN CONCEJO ABIERTO A LA COMUNIDAD

Estas exposiciones ocurrieron en el recinto legislativo, en el mismo lugar en donde hasta no hace mucho tiempo la libertad de expresión tenía un precio y a los concejales opositores se les apagaba el micrófono para que no hablaran.

Leer también

Lucía Maciel

Femicidio: Un hombre mató a una mujer en el estacionamiento del Hospital Zin

Un hombre mató de 27 puñaladas a Lucía Maciel, de 26 años, en el estacionamiento …