Domingo , enero 24 2016
Inicio / Malvinas Argentinas / Bóscolo, historia de un entramado policial

Bóscolo, historia de un entramado policial

Hacía frío cuando Juan Manuel Bóscolo llegó aprehendido a la Comisaría de Los Polvorines el viernes pasado, a las nueve y media de la noche. Allí, lo notificaron de las causas unificadas en su contra y le dijeron que tenía derecho a un abogado defensor. Bóscolo no pestañeó ni se inmutó. Tampoco fue la primera vez que pisaba una comisaría. Ya sabía que lo acusaban de amenazar, pegar y robar material partidario a militantes del Frente para la Victoria. En algún lado de la hoja membretada por el Poder Judicial decía que eran delitos englobados en el artículo 60 del Código Procesal Penal. Firmó con la mano del mismo lado que tiene tatuados una serie de puntos, de significado tumbero. Desde la comisaría dieron parte a la Fiscalía 8 de Delitos Complejos de San Martín, tras consultar respondieron que no había elementos de prueba para que Bóscolo quedase detenido, pero que por supuesto continuaba la investigación. Así que minutos después, el hombre más famoso de los grupos de choque de los últimos tiempos del intendente Jesús Cariglino volvió a la calle.

Recibo de sueldo de Bóscolo como empleado municipal.
Recibo de sueldo de Bóscolo como empleado municipal. Entró a trabajar en 2005.

“Hay que evaluar el tipo y la calidad de las pruebas que se tiene en su contra. Víctima y victimario saben quién es el responsable del delito, pero sin pruebas…”, dijo a Malviticias una fuente de la investigación. “El hombre está a Derecho, puede estar en la calle, pero de todos modos tenemos un dispositivo de seguridad para controlarlo cuando hay actos públicos”, agregó la fuente.

Hace exactamente siete días, el domingo pasado, la casa de Bóscolo, la de su ex mujer y la de su mamá en el barrio La Pradera de Los Polvorines fueron allanadas. La Policía no encontró armas ni ningún elemento que pudiera comprometerlo. Cuando vieron los patrulleros, ningún vecino se sorprendió. Antaño, era muy común ver a la policía ahí. “Floro y Tito -hermanos de Juan Manuel- pasaron más tiempo presos que en libertad”, contó a Malviticias una vecina de La Pradera. Este barrio queda entre la cancha de San Miguel y la Universidad General Sarmiento, a unas dos cuadras de la José León Suárez. De la familia Bóscolo no se sabe mucho más, que la madre vive ahí desde hace más de veinte años y que eran cuatreros, por eso siempre había caballos y vacas en la calle.

Un paréntesis aparte es necesario para entender la trama de los hermanos Bóscolo. Floro en algún momento de su vida se hizo pasar por Juan Manuel. Con este nombre falso – el de su hermano- cayó detenido por robo calificado en la Unidad Penitenciaria N°39 de Ituzaingó. El 22 de julio de 2012 se escapó y hoy continúa prófugo.

¿DNI de Bóscolo, nacido en 1972. DNI 30 millones y documento emitido poco tiempo después de la fuga de su hermano Floro?
¿DNI de Bóscolo, nacido en 1972. DNI 30 millones y documento emitido poco después de la fuga de su hermano Floro?

Si la Justicia analizara los números de documento de los hermano Bóscolo se daría cuenta que hay graves irregularidades. No solo que el número de su DNI no condice con la edad de estas personas – que puede suceder según el año en que hayan sido inscriptos-, sino también que difieren por un número de diferencia. Rarezas que el Poder Judicial debería investigar.

Bóscolo es un puntero que trabaja en la zona de Los Polvorines, cree que el territorio le pertenece y hace todo lo que considera necesario para cuidarlo. Días atrás, le pegó una piña a un militante del Frente para la Victoria porque le habían pintado una básica a metros de una de Cariglino. Uno de los reconocimientos que tuvo de parte del jefe Cariglino fue ser nombrado candidato a concejal suplente en 2013.

Juan Manuel Bóscolo y Floro Bóscolo, prófugo de la Justicia. ¿Son el mismo?
Juan Manuel Bóscolo y Floro Bóscolo, prófugo de la Justicia. ¿Son el mismo?

Ahora, lejos de guardarse y trabajar un bajo perfil, Bóscolo volvió a los aprietes. Uno de sus jefes políticos, el concejal cariglinista Alejandro Groh de Adolfo Sourdeaux volvió a usarlo para intimidar a “la contra”, como les gusta llamar a la oposición. Ayer, mientras el candidato Leo Nardini presentaba su plan de obras para la localidad de Villa de Mayo, el cariglinismo trató de impedir el acto. Varias camionetas daban vueltas por las inmediaciones de la estación con música fuerte para que no se escuchara lo que dijera el ganador de las elecciones primarias. A pesar del frío, uno de ellos bajó la ventanilla de su vehículo y sacó la mano afuera, la cerró en forma de puño y miró desafiante a la multitud. Era Juan Manuel Bóscolo. O el que así dice llamarse.

Juan Manuel Bóscolo en 2011.
Juan Manuel Bóscolo en 2011.

Leer también

Solicitada FpV

Concejales del FpV contra la detención de Milagro Sala

Los concejales malvinenses del Frente para la Victoria se pronunciaron en contra de la detención …